TABOO DEL LIBRAMIENTO GENERAL.

Date: September 14, 2012
Tagged:

Emma era  un pasajero en un vehículo que viajaba en la ruta 507 hacia Greentown. Repentinamente y sin previo aviso, salió un vehículo desde una intersección de la carretera chocándolo en el centro del vehículo en el que Emma estaba. Apenas habían parado en medio de la carretera, cuando el vehículo en que Emma iba fue golpeado por segunda vez por el vehículo que iba detrás de Emma.

Emma sufrió heridas muy graves y dentro de los días ella fue contactada por el ajustador del seguro para el conductor que inicialmente causó el accidente. Ese ajustador  ofreció a Emma la cantidad completa de $50,000.00 del cubrimiento  que tenía  el vehículo del conductor negligente. Emma tomó el dinero y ella firmó un libramiento general.

Emma rápidamente realizo en dos semanas que a partir de entonces, los $50,000.00 era extremadamente insuficiente dadas las lesiones permanentes que ella sufrió. Emma se fue a un abogado a buscar si tenía otras opciones. Normalmente, Emma habría tenido una demanda contra el conductor del vehículo que golpeó el coche en el que ella estaba  y en el otro después del impacto inicial, así como una reclamación por insuficiente seguro que tenía como  cubrimiento en su propia póliza. Lamentablemente para Emma, porque ella había firmado un libramiento general, ella no tendría ningún otro recurso para ir en contra de las otras partes.

Uno debe ser muy cuidadoso cuando firma un libramiento para asegurarse específicamente que sólo libera la parte que está pagando el dinero. El libramiento debe examinarse cuidadosamente por un abogado para asegurarse de la víctima lesionada está protegida frente a situaciones como esta.

Descargo de responsabilidad: El artículo anterior es sólo con fines instructivos y cada caso es hecho sensible a sus factores.  La Consulta con un abogado debe obtenerse en lugar de depender de las cuestiones jurídicas que se discuten en esta columna

Brian Price
Brian has been practicing law in Northeastern Pennsylvania for the past 25 years. In 2000 he became partner in Dougherty Leventhal & Price, L.L.P. He is Board Certified in Trial Advocacy, named a Super Lawyer and sits on the Board of Governors in Philadelphia.